Skip to main content

El 7 de diciembre fue un día emblemático para la comunidad de la iglesia evangélica Centre Cristià de Mallorca. La inauguración de su nuevo lugar de culto, bajo el lema “Una casa para todos”, no fue solo una muestra de la realización de un sueño, sino también un punto de encuentro donde la fe, la unidad y la esperanza se entrelazaron en una celebración vibrante.

En este ambiente lleno de fervor y alegría, Jonatán Rodríguez, dio la bienvenida a los asistentes, compartiendo la misión y la visión de la iglesia. Esta se presentó no solo como un lugar de culto, sino como una familia que se reúne en torno a Jesús y su evangelio, extendiendo su amor y servicio más allá de las paredes físicas del edificio. La iglesia, en su esencia multicultural, resaltó la importancia de cada individuo y su contribución a la diversidad y riqueza de la comunidad.

La ceremonia estuvo marcada por un profundo sentido de gratitud. Se reconoció la labor de aquellos que hicieron posible este logro, desde arquitectos hasta donantes, pasando por voluntarios que aportaron su tiempo y esfuerzo. Este momento de agradecimiento destacó la importancia del trabajo en equipo y la comunidad en la edificación de un hogar espiritual.

La historia de la iglesia y su legado de fe y perseverancia fue un tema central en el evento. La reflexión sobre este viaje, lleno de desafíos y triunfos, proporcionó una perspectiva histórica significativa. La iglesia recordó la importancia de aprender del pasado y de celebrar cada victoria que ha marcado su trayectoria.

La mirada hacia el futuro enfatizó la importancia de la iglesia como un lugar de servicio y amor. Se espera que sea un refugio de paz, un faro de esperanza y un espacio de celebración y acción en la comunidad. La visión de una iglesia activa y comprometida es un llamado a la acción para todos los creyentes.

Las palabras de Juan Carlos Escobar, presidente de las Asambleas de Dios de España, resaltaron el gran esfuerzo realizado por los miembros de la iglesia y otros colaboradores en la construcción de este espacio. Escobar no solo reconoció el trabajo duro y la dedicación, sino también el significado más profundo de este nuevo edificio como un paso hacia el futuro. Remarcó el impacto histórico de los cristianos evangélicos desde la Reforma del siglo XVI en áreas como la democracia, la educación y el apoyo a los necesitados. Su discurso fue una poderoso recordatorio de la trascendencia de la fe en la esfera social y personal.

Carolina Bueno, la secretaria ejecutiva de FEREDE, complementó estas reflexiones recordando la importancia de la Constitución en la libertad de culto. Aludía a cómo anteriores constituciones, especialmente la de 1812, no otorgaron este derecho. Su exhortación a aprovechar la libertad para el bien de la sociedad y el avance del Evangelio fue un llamamiento a la responsabilidad y al compromiso.

Anna Moilanen, Defensora de la Ciudadanía, quien contribuyó significativamente al proyecto, expresó su gratitud por el compromiso de la iglesia con los más débiles, reflejando los valores más nobles. El conseller del Mar en el Govern de Baleares, Juan Manuel Lafuente, valoró la solidaridad y el sentido de comunidad inherente en el proyecto. Reconoció que este edificio es más que un simple lugar de reunión; es un hogar para la comunidad y un espacio abierto a la sociedad en su conjunto.

El pastor principal Daniel Rodríguez ofreció un mensaje profundo basado en Juan 3:16, haciendo referencia especial a la historia del esclavista convertido John Newton, autor del himno que había abierto el acto. Rodríguez también recordó a Ramón Llull, quien tras su conversión se dedicó a compartir el amor de Cristo a través de la apologética, en lugar de la fuerza. Su mensaje subrayó el poder de la Palabra de Dios para persuadir cuando se presenta con amor, al igual que lo hizo Jesús.

En los días posteriores a esta inauguración tuvo lugar la celebración de un congreso que contó con la participación, entre otros, de los pastores Joao Martins,  Larry Henderson y el pastor Juan Antonio López así como la presencia de Pastores y Líderes muy vinculados al Centre Cristiá de Mallorca como son Santos Tejedor y Mertxe García o Mª José Cabanillas y Salvador Pérez. También estuvieron los misioneros Alister y Lindi Belbin, quienes dedicaros los tres últimos años de su servicio al Señor como misioneros en Mallorca y viajaron desde EEUU para participar de esta celebración.

«Una Casa para Todos» se convirtió en una celebración de fe, una reafirmación del compromiso con la comunidad y una declaración de esperanza y unidad. Este nuevo espacio no solo es un testimonio de la perseverancia y la dedicación de la iglesia, sino también un recordatorio de su misión de ser un hogar acogedor y un lugar de servicio, viviendo las enseñanzas de Cristo de manera tangible y transformadora. En este hogar, la iglesia se propone ser un agente de cambio, extendiendo una mano amiga y compartiendo el amor de Cristo en cada rincón.

Noticias

Impactando vidas por medio del Grafiti

Redacción FIEL1 de julio de 2024
Noticias

Conferencia AD Norte (Portugal)

Redacción FIEL20 de junio de 2024
ADE

Campaña Social y Evangelística en Melilla 2024

Redacción FIEL18 de junio de 2024