Skip to main content

Un millón de Iglesias. Esta es la idea alrededor de la cual giró el encuentro mundial de la mayor denominación pentecostal del mundo, las Asambleas de Dios, del 12 al 14 de octubre. 

Madrid ya fue la escogida en 2020 para acoger el 9º Congreso Mundial Mundial de la World Assemblies of God Fellowship pero entonces la epidemia del Covid-19 en Europa obligó a primero aplazar y después cancelar el evento.

Esta vez sí, el Madrid Arena de la Casa de Campo pudo reunir a 4.300 participantes, la mitad de ellos delegados de prácticamente todos los países del mundo, incluyendo un centenar de niños con un programa especial y varios cientos de jóvenes.

Pero, ¿cómo pasar de las actuales 370.000 iglesias al millón soñado para 2033? El recién elegido presidente de las Asambleas de Dios a nivel mundial, Dominic Yeo, pastor de una megaiglesia en Singapur, es optimista. “Creo que incluso vamos a superar esa cifra”, dijo a Evangelical Focus y Protestante Digital en una entrevista que publicaremos íntegramente. La idea es sencilla, “cada iglesia planta otras dos comunidades cristianas” en los próximos 10 años. “Si siquiera un 1% de la población de nuestras naciones estuviera en una de nuestras iglesias, ahora mismo, no cabrían”.  

Un millón de iglesias, el gran reto de las Asambleas de Dios a nivel global

Humildad y colaboración

Tras décadas de crecimiento, las Asambleas de Dios creen que han aprendido lecciones del entorno evangélico general. “En los próximos años necesitaremos menos celebrities, porque el único al que celebramos es a Jesús”, enfatiza en una plenaria Friedhlem Holthuis, presidente de la Federación de Iglesias Pentecostales de Alemania. El esfuerzo de multiplicación debe ir acompañado de humildad y colaboración: “Lo conseguiremos no porque somos superestrellas sino porque somos un equipo fuerte”.

“No queremos sólo fundar Iglesias. Queremos plantar iglesias, que comienzan otras iglesias, que comiencen otras iglesias…”, añade Holthuis. “¡Vamos, Asambleas de Dios!”, llama a su denominación a llegar a cualquier rincón del mundo, “más lejos que la Coca-Cola”.

Un millón de iglesias, el gran reto de las Asambleas de Dios a nivel global

Espacio de arte en el Pabellón de Cristal. / Foto: Shine 2023.  

Enfocados en la próxima generación

El vocabulario que se oye desde el escenario a menudo alude a “honrar” a personas que han “servido” a la iglesia en el pasado y el presente: superintendentes, pastores, plantadores de iglesias, pioneros de proyectos que han alcanzado a miles en países poco alcanzados.

En el programa alternativo #NextGeneration, también se habla de sueños grandes en el ministerio cristiano. Héctor Escobar, pastor de una iglesia en Sevilla, se dirige a los más de 700 jóvenes que llenan un espacio propio en un pabellón anexo, el de Cristal. Bromea sobre no reconocer ya la música que escuchan los jóvenes hoy en día o las apps que usan. Pero en este mundo que busca seguidores online, “transforma más vidas un misionero sin internet en el Amazonas que cualquier influencer en redes”, asegura. Y añade: “Hay mucha gente llena de talentos y habilidades, pero sólo pocos son valientes y fieles y obedientes a Dios. Si no eres obediente, solo te sirves a ti mismo”.

Chavales de todas las edades escuchan atentamente, algunos sentados en el suelo porque faltan sillas. Antes, con el grupo de alabanza a todo volumen, han saltado y cantando, en inglés y en español.

No hay duda que las Asambleas de Dios tienen la densidad más alta de músicos semiprofesionales en el mundo evangélico. A la vez, voluntarios recorren las zonas comunes y stands haciendo entrevistas, multimedia para subir a redes, etc. Todo el programa se traduce al francés y al italiano, a parte del inglés y el español. También hay lenguaje de signos.

El congreso se emite en streaming y hay una zona de entrevistas. “La mayoría nos hemos formado en temas multimedia en nuestras iglesias”, nos cuentan.

Un millón de iglesias, el gran reto de las Asambleas de Dios a nivel global

El programa paralelo de niños reunió a más de un centenar. / Foto: Shine 2023. 

“Una bondad radical que devolvió a la gente a un lugar de honor”

“Conforme avancemos hacia el millón de iglesias plantadas, tenemos que hacerlo creyendo tanto en Hechos 2 como en Hechos 3”, dice el director de Convoy of Hope, una ONG de justicia social, Heath Adamson. En un mundo que se enfría, “el amor será una señal y una maravilla”, es decir un milagro que defina a la iglesia. En su plenaria, recorre el Antiguo Testamento para demostrar cómo personas marginadas y pobres se encontraron con Dios y con la esperanza. “Jesús vivió una vida de bondad radical que devolvió a la gente a un lugar de honor”, argumenta. De nuevo, la importancia de la dignidad de cada persona.

Pero la compasión sola no basta, ha dicho antes el Superintendende las Asambleas de Dios de EEUU, Doug Clay. En momentos de “hambruna espiritual”, la acción de las iglesias debe surgir de la Palabra de Dios. “Dios no nos dio su Palabra para ser pecadores más listos, sino para transformar vidas”. Y añade, entre aplausos: “Mi oración es que no dejemos que la retórica política sustituya nuestra relevancia profética en la sociedad”.

Un millón de iglesias, el gran reto de las Asambleas de Dios a nivel global

Los tiempos de alabanza contaron con un coro y un grupo de alabanza formado por miembros de iglesias españolas.  

“Escuchar al Espíritu Santo”

Cada sesión termina con un tipo de llamado. Uno de ellos es a orar por los cristianos europeos. Marek Kaminsi, de Polonia, lamenta que “muchos cristianos ungidos por el Señor en Europa no son oídos”. Puede ser por el idioma, o simplemente por la falta de recursos o una plataforma amplia.

Pese a un programa muy planificado y minutado, cada conferenciante que interviene se permitió momentos de improvisación y de “escuchar al Espíritu Santo”. Como cuando se llama al frente al único participante de Benín, y se profetiza sobre él un avivamiento en su país.  

Un millón de iglesias, el gran reto de las Asambleas de Dios a nivel global

Uno de los seminarios simulténeos sobre temáticas de interés global. / Foto: Shine 2023.  

La misión en el mundo marca muchos de los seminarios y mesas redondas de la tarde. Se habla de “combatir el analfabetismo bíblico” o de “claves del avivamiento en África”. Asia y Latinoamérica también están representadas en el programa, por ejemplo, con la predicación de la pastora argentina Daniela Freidzon.

También el arte más allá de la música tiene su lugar, con un espacio con donde una decena de artistas del entorno de Asambleas de Dios exponen pintura, poesía y escultura.

Un motor evangélico

Por su tamaño y proyectos, en España, las Asambleas de Dios operan como un motor del movimiento evangélico. Destaca, por ejemplo, su Facultad de Teología en La Carlota, que en los últimos años ha invitado teólogos de un amplio espectro, más allá del mundo pentecostal. El interés de otras organizaciones por estar presente en el Congreso también se nota en los 27 ministerios que han colocado stands para explicar su trabajo.

Cada una de las tres jornadas termina con la posibilidad de que otras iglesias participen en una sesión nocturna, llamadas “Noches de fe y gloria”.

El gran cierre del congreso mundial es el sábado 14. El “Festival de la Luz” es un broche final evangelístico, en línea con el lema del congreso (“Shine”). Participarán artistas españoles conocidos más allá de la península ibérica, como Marcos Vidal, Kike Pavón y Papel Maché.

 


Este es un artículo de Joel Forster para Protestante Digitial – 13.10.2023. ORIGINAL

Portada

MOMENTUM, Culminando la Misión

Redacción FIEL29 de junio de 2024
Portada

Encuentro de la Iglesia Filadelfia y ADE

Redacción FIEL5 de junio de 2024