Skip to main content

“Adán y Eva oyeron hablar a Dios, oyeron hablar a la serpiente,y escogieron a que voz hacer caso” -N. Vujicic

Hoy en día, más que nunca oímos voces y voces. Por todos lugares y de todas maneras nos llegan ruidos de palabras y más palabras.

Evidentemente el hombre y la mujer en el principio oyeron dos voces claras. Oyeron a Dios y oyeron a Satanas, y después eligieron a que voz hacer caso.

Básicamente en esta sociedad que vivimos todas las voces se encierran en estas dos. Siempre está esa disyuntiva frente a nosotros. Claro que disfrazadas de otras muchas voces. Rumores y rumores, mentiras, y medias verdades que se nos presentan como la verdadera voz.

Dios nos hablo desde el principio, nos instó a escuchar su voz. Una única voz, la suya. Pero el hombre se empeña, como en el principio a oír las mentiras de Satanas. Siempre con su patraña de – ¿con que Dios te dijo?- 

Esta sociedad siempre cuestiona a Dios como en el principio. Y siempre el enemigo nos engaña confundiendo lo que el Señor dijo. Siempre tergiversa la verdad. Siempre diciéndonos que el pecado no destruirá nuestra vida, que en realidad nosotros somos los capitanes de nuestro destino y que llegaremos mas arriba y seremos mas grandes que Dios. Ese es el sueño escondido de este ángel caído desde el principio, ser más grande que su propio creador.

Así quisieron en Babel llegar hasta el cielo, en sus propias fuerzas, porque el hombre siempre seguirá creyendo que en el esta la posibilidad de llegar al cielo sin la necesidad ni la ayuda del Rey de los cielos.

Voces y más voces que quieren confundirnos y pervertir la palabra de un Dios vivo, de un Dios soberano, de un Dios omnipotente.

Ahora la pregunta es que voz escucharemos nosotros. En realidad todo se resume en dos, o escuchas a Jesús o escuchas al enemigo de tu alma.

La serpiente les dijo que “serían como dioses”, que serían dueños de sus caminos. Pero Dios nos dice que somos hechos a “su imagen y semejanza”que somos linaje suyo, pueblo escogido. Y verdaderamente mejor es ser imagen suya que “diocesillos” de pacotilla dirigidos por el príncipe de las tinieblas.

Quiera el Señor que podamos trasmitir su verdad a toda criatura y oremos porque en este mundo tan hostil donde Satanas envuelve todo con sus  patrañas y mentiras seamos la voz que clama en el desierto.Porque pese a quien pese “Nuestro arcoíris es Jesús”.

Yo hoy y siempre escojo su Voz. El es el único que tiene palabras de vida eterna.

Opinión

Fortaleciendo la Unidad

Redacción FIEL8 de abril de 2024
Opinión

Te necesito

Redacción FIEL5 de abril de 2024
Opinión

Tres características ante los problemas

Redacción FIEL1 de abril de 2024