Tomando mi rol – I

El anterior artículo lo finalicé con esta frase de Lao-Tsé y quiero transcribir tal cual lo escribí:

Hay una frase de Lao-Tsé digna de ser nombrada y meditada al respecto de todo lo comentado: “El hombre corriente, cuando emprende una cosa, la echa a perder por tener prisa en terminarla”. No tengamos prisa por terminar los asuntos familiares, sino obremos con sensatez, prudencia y equilibrio, pero hagámoslo como dice el refrán: “Sin prisa, pero sin pausa”.

Si algo emprendemos con nuestro matrimonio es el esfuerzo de formar una familia y con nuestros hijos formarlos para su futuro en la sociedad pero también en su próxima familia. Esta familia comienza desde la pareja cuando se casan, siendo ellos los primeros y cada uno con su rol establecido. Pero antes de continuar, ¿Qué es un rol?

El diccionario nos dice que rol es la función que una persona desempeña en un lugar o en una situación. En este primer caso el esposo y la esposa realizan las funciones o toman los roles que cada uno debe de tomar. La palabra de Dios dice que el Hombre es Sacerdote de su casa, y Cabeza de la familia, dos roles que deja patente que si el hombre no esta firme espiritualmente van a ser roles no accionados por él. Y con aun más tristeza podemos comentar que el rol “protector”, aun queda más lejos, siendo el varón artífice de violencia contra su esposa, contra su propia carne, es decir al final se vuelve contra él mismo, viviendo la situación terrible de que después de matar a su propia carne de manera automática busca matarse a sí mismo como respuesta a su propia actuación.

Pero mi intención es centrarme más en los roles familiares en general y ayudar a entender a los padres los roles que deben de marcar a sus hijos. La pérdida de un específico rol en la familia provocará que otra persona del entorno lo asuma, por eso es importante establecer y entender que roles debemos de desempeñar dentro de la familia. Por ello, no quiero centrarme en discusiones sobre el rol del esposo o el rol de la esposa, pues el comportamiento que cada uno de ellos debe de tener ha quedado bien reflejado en muchos de los anteriores artículos.

Los roles familiares: Cuando hablamos de rol familiar estamos hablando del papel que cada uno de nosotros realizamos dentro de la familia, es decir, papel de padre, papel de madre, papel de hijo o hija… Cada uno de estos papeles tienen funciones.

Cabe destacar que una familia también se puede encontrar dirigida por uno solo de los padres bien sea la mamá o el papá, los roles de una familia que se encuentra dirigida por un solo padre se distribuyen según las capacidades y habilidades de los demás miembros bien sean los hijos o padres.

En cualquier familia, se especifican muy bien los roles que cada uno va a desempeñar, el de padre, de madre, de hijo o de hija; ejerciendo la función correspondiente a cada uno de ellos en teoría. Pero en la práctica estos roles son difusos en algunas familias y no acordes a los modelos psicológicos y bíblicos.

Veamos una pequeña lista de los roles desempeñados en la familia:

  • Tradicionales: Madre, padre, hermanos, abuelos, sobrinos, primos
  • Idiosincrásicos: Hijo parental, chivo expiatorio, reconciliador, responsable, héroe, mártir, etc.
  • Instrumentales: Proveedor, protector, orientador, educador, administrador, etc
  • Emocionales o Afectivos
  • Modelos o patrones de conducta

Estos roles se van desempeñando de manera natural dependiendo las circunstancias, peleas, crecimiento, emociones o patrones de conducta, pero muchas veces también son provocados o intercambiados, generando aún más, tanto problemas como disputas familiares.

En ello podemos encontrar estos tipos de roles accionados y percibidos por nuestra familia a nuestro alrededor:

Rol Prescrito:

  • Es la conducta que se espera de quien ocupa una determinada posición, de allí que está supeditado a las ideas que tienen los demás respecto al rol. Las ideas provienen de la Sociedad, Familia, Creencias, etc.

Rol Percibido:

  • Es el conjunto de conductas que el ocupante de una posición cree que debe llevar a la práctica. Esta percepción que tiene cada integrante de la familia con respecto al rol que debe cumplir se basa, por ejemplo, a modelos observados por el individuo en sus familias de origen digamos, por ejemplo, si un individuo viene de una familia de origen donde tuvo un padre poco afectuoso, no es de extrañar que en la nueva familia que forme tenga un comportamiento igual o similar.

Rol Desempeñado:

  • Es la forma en que una persona ejecuta definitivamente un rol específico, es decir, las conductas que lleva a cabo realmente.

Esta parte es especialmente importante, pues se basa en lo que hemos recibido, en lo que hacemos realmente que perciban los demás y en lo que intentamos desempeñar, muchas veces infructuosamente. Podríamos decir que el entendimiento de estos tres roles proporcionará una vista 3D de la realidad de cual es tu rol, si esta acorde a tu pensamiento, a lo que dictamina tus creencias y conciencia, si es correcto o no, como lo perciben y si al final lo desempeñas correctamente.

Las familias tienden a desarrollar especificaciones sobre quién hace qué en el grupo. Pero como ya hemos visto con respecto a los roles prescritos, nuestra familia, país, creencias, sociedad va influir y mucho en este tipo de rol, y no siempre están adecuados a la verdadera realidad y necesidad familiar, por lo que roles como el de padre, madre o los roles de hijos pueden estar mal desempeñados por estar prestablecidos y entendidos de mala manera, al final estos quedan mal desarrollados por causa de prescripciones sociales y culturales. Otras veces puedes intentar realizar o desempeñar tu rol de manera lógica y correcta pero el rol estar fuera de los parámetros correctos.

¿Cuál es el rol de los padres de familia y de la familia?

Estos roles o papeles podemos estructurarlos de la siguiente manera basados en los Roles Tradicionales: Conyugal, padre, madre, educador, fraternal y filial (de hijo). Pero en este primer artículo nos quedaremos sólo con el conyugal.

El Rol conyugal, el cual será desempeñado por la pareja; cumpliendo sus funciones conyugales,  las cuales son: compartir momentos en que los hijos no intervengan, tomar decisiones para el bienestar común de la familia, crear un espacio como pareja, tratar temas de educación, salud o cualquier situación que se presente mediante una buena comunicación.

Exponemos rol conyugal pues está claro en la biblia que ambos son una sola carne y como tal deben actuar. Génesis 2:24, Mateo 19:6, Marcos 10:8 o Efesios 5:31 lo remarca. El principio bíblico del ROL CONYUGAL está basado en la unidad. UNA SOLA CARNE.

Es aplicable lo que se expone en Efesios 4:3-7:

(3) Solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; (4)  un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; (5)  un Señor, una fe, un bautismo, (6) un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos. (7)  Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo.

Solícitos como matrimonio en un mismo Espíritu con un vínculo de paz, en un solo cuerpo, pero también buscando ese mismo Espíritu en lo que a las cosas de Dios respecta. Como matrimonio, como padres, como servidores del Señor y en nuestro rol de cónyuges siempre debe permanecer ese mismo espíritu, esa misma unidad obrando en paz, o como dice la expresión usada en el original “Jeis”, “Jenotes”, uno, unidad o hacer frente común o avanzar en común. En este sentido y como viene bien expresado en diferentes libros de la Biblia o en el pasaje de la Mujer Virtuosa, tanto hombres como mujeres tiene identificados los mismo roles aunque desde puntos de vista diferentes. Si el vínculo de paz se rompe y los conflictos son presenciados por los niños, estos conflictos generan culpa y ansiedad en ellos y pueden generar consecuencias en ellos entre lo que se encuentra la pérdida de la autoridad de uno de los progenitores, parte fundamental de su rol para con sus hijos. “Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida…” Efesios 5:29.

Ciertamente la expresión de Colosenses 3:18, nos lleva a entender que la mujer debe de estar sujeta a su marido. 18  Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor.  Pero como expone el versículo 19  Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas. Subordinadas, Bajo el…, obedientes reflexivamente, la acepción no es subyugadas sino subordinadas y dependientes de… Por eso el marido no puede ser áspero, ni maleducado ni mucho menos maltratador pues la dependencia de ella en él en verdad bajo el cristal de UNA SOLA CARNE se vuelve en interdependencia. Si no fíjate lo que dice Efesios 5: 21, el versículo olvidado anterior a la expresión “casadas estén sujetas a sus propios maridos”: Someteos unos a otros en el temor de Dios. La llave del entendimiento de estos pasajes pasa por el versículo 21. Someteos. El sometimiento es mutuo como misma carne y sin él, el ejemplo que damos a nuestros hijos es rebeldía, falta de empatía, falta de sometimiento… entre otras conductas.

Si nosotros no somos capaces de ser ejemplo en nuestro rol conyugal, la percepción de nuestros hijos se verá trastocada…. Comencemos por nuestros roles.

El matrimonio y la familia es la base de la sociedad, cuídalos.