Conferencia Región Baviera Sur

Durante los días 1 y 2 de julio, el presidente del Consejo Ejecutivo, Juan Carlos Escobar, fue invitado a compartir la Palabra en la Conferencia para pastores y líderes de la Federación Pentecostal Alemana (las Asambleas de Dios en Alemania) de la región Baviera Sur,  en la Ciudad de Augsburgo, Alemania.

El tema sugerido para esta conferencia fue inspirado por el que tuvimos en nuestro pasado Congreso de ADE: ¡Hazlo de Nuevo!. Además del enfoque que este lema sugiere, Ivan Masalika, que es el presidente de la región, pidió a Juan Carlos Escobar desarrollar durante dos sesiones el tema de la salud emocional o mental de los ministros.  Sin duda, el tiempo experimentado en estos dos días de conferencia sirvió para inspirar a los pastores y líderes de la región la Palabra pero, también, bajo un hermoso mover de la unción del Espíritu Santo en la vida de cada asistente.

Como dato de interés, el que fuese la ciudad de Augsburgo, y en Alemania, el lugar escogido para desarrollar el tema principal de estas reuniones, no deja de ser gratamente sugerente pensando en la necesidad de que Alemania y toda Europa vuelva a vivir una nueva y poderosa reforma en la que Dios vuelva otra vez a derramar un avivamiento que invada los cuatro puntos cardinales del continente.

También, como detalle a resaltar decir que, como en toda Europa, Alemania está siendo sacudida por el momento actual de crisis sobrevenida por distintos factores propios de la pandemia y la guerra en Ucrania que está afectando a los alemanes de una manera particular por su dependencia del gas ruso. Especialmente, en Alemania se percibe cierto temor por la economía que, como nunca antes desde la II Guerra Mundial, comienza a resentirse por razón del impacto de la inflación. Pero, como siempre en la Historia de la Iglesia, los momentos sociales complejos son los que Dios usa para volvernos a Dios quien es la fuente de la verdadera esperanza. En este sentido, fueron días de mucho ánimo y de renovación profética por razón de la palabra impartida ante el momento actual que experimenta la nación y, en concreto, las familias ministeriales.

Sigamos orando desde España por Europa y que seamos parte, como familia de ADE, en la construcción de puentes que nos permitan ver la unidad imprescindible del movimiento de las Asambleas de Dios si queremos ver algo grande y trascendental como nunca antes hemos visto.