Comunicación Proactiva

Este artículo me gustaría enfocarlo bajo un termino muy utilizado en el comportamiento organizacional, o en la psicología industrial y organizacional de muchas empresas pero que nos viene como anillo al dedo a lo que hoy me quiero enfocar: La proactividad.

Quiero unir el término proactivo a la palabra comunicación ya que quiero finalizar con este artículo la parte de la comunicación dentro del matrimonio en lo que es la serie de “basura matrimonial”.

La R.A.E. nos dice lo siguiente acerca del término: proactivo, va

  • Del ing. proactive, creado por oposición a reactive ‘reactivo’.
  • Psicol. Que toma activamente el control y decide qué hacer en cada momento, anticipándose a los acontecimientos.

En la comunicación proactiva intentamos orientar nuestra comunicación de una manera positiva, iniciándola correctamente y anticipando las palabras para mejorar el entendimiento y evitar las malas discusiones.

En el anterior artículo sobre la “incomunicación matrimonial” finalice con este texto que me gustaría recordar: “Ciertamente sabemos que la lengua es un instrumento con el cual ofendemos muchas veces como expresa Santiago en su capítulo 3, y es necesario refrenarla, pero también es necesario aprender a usarla con una comunicación efectiva. Sentimientos, información, metas, desacuerdos, apoyo, ánimo, puede salir de nuestra comunicación, pero también debe salir silencio, aprendiendo a escuchar a nuestro o nuestra compañera de viaje. La comunicación no puede ser efectiva sin no hay un receptor por lo que debemos aprender a ser emisores y también receptores en la ecuación de la comunicación sin olvidar que hay muchos canales abiertos de comunicación entre los matrimonios y no sólo a través de las palabras, sino también de actitudes y gestos mientras escuchamos y atendemos.”

Este texto nos apremia a poder tener una comunicación utilizándola de manera correcta, y eso es lo que debemos buscar a través de este concepto: la Comunicación Proactiva.

La pregunta sería, ¿cómo? Para ello miremos los conceptos de las definiciones dadas: activo, positivo, orientar, anticipar, iniciar; con los cuales vamos a explicar el concepto de Comunicación Proactiva desde un punto de vista más práctico, de tal manera que fomentemos una mejor comunicación entre mi cónyuge y yo, de la misma manera que podemos extrapolarlo a nuestra comunicación familiar con nuestros hijos e hijas.

ACTIVO: Hay un dicho en marketing, “No esperes a que las cosas ocurran, búscalas y haz que haya comunicación entre tu marca y tu público”, el cual define muy bien el concepto activo. No debemos de esperar a que ocurra la comunicación, no debemos de esperar a que ocurra una desgracia o a que ocurra el malestar que provoque una guerra o un estado de sitio conyugal. Debemos buscar comunicarnos y provocar que haya comunicación entre ambos, por lo que aquí comenzaran los tres verbos conceptuales expuestos: Iniciar la conversación, orientar la conversación hacia la necesidad, anticiparnos al problema, situación o necesidad de conversación. Ahora bien, ¿con que actitud abordaremos de manera activa la comunicación? Pues, no podemos hacer como comenta Job en su capítulo 10… “Está mi alma hastiada…Daré libre curso a mi queja, hablaré con amargura…” (RV1960). Todo lo contrario, como expresa el apóstol Pablo en Efesios 5:19, “Hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales…” o en Colosenses 3:16, “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en sabiduría…” (RV1960). Ciertamente usamos más nuestra amargura para hablar que el fruto del Espíritu obrando a través de nuestra lengua para que sean palabras para edificación y no para destrucción.

POSITIVO: Cierto, real, que produce beneficio o resulta favorable para algo. Esta sería en realidad la definición completa de esta palabra, pero también las maneras en como debemos abordar la conversación. Primero, si no hay verdad en nuestras palabras (y no me sirve la expresión moderna, “Es mi verdad”), nos distanciaremos rápidamente de nuestro interlocutor. Pablo a los Filipenses les dice: “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.” (RV1960). Debe comenzar desde nuestro pensamiento el cambio y el deseo de una comunicación correcta y buena. Si nuestro pensamiento ya esta alcanzado por expresiones como “Es mi verdad”, “Yo tengo razón”, “No te lo voy a dejar pasar”, “Acabaras dándome la razón”, “Me suplicarás perdón” etc., no obtendremos el fin deseado. Nuestra manera de acercarnos debe de ser con un pensamiento favorable a la comunicación, al cambio, a la atención hacia el otro y producir un beneficio al matrimonio procurando una comunicación trabajada a través de un pensamiento en Cristo. Proverbios nos expresa el beneficio de hablar la verdad con frases como: “El que habla verdad declara justicia, más el testigo mentiroso, engaño”, “Los labios mentirosos son abominación al Señor; Pero los que hacen verdad son su contentamiento.”, “Con misericordia y verdad, se corrige el pecado…”. Recuerda las palabras en los Proverbios que dicen “Porqué cual es su pensamiento en su corazón, tal es él…” ese “tal es él” nos dice tal cual se comporta, tal cual habla, tal cual ama, tal cual desea.

ORIENTAR: Como reza una de sus muchas definiciones y aplicándola a la comunicación, debemos de orientar o dirigir la conversación hacia un determinado fin. El fin esta basado en los pilares del amor, el respeto, la tolerancia, la empatía… (No me hagáis repetir Filipenses 4:8.) pues el fin es reparar lo dañado, asentar una buena comunicación, expresar lo necesario, acordar o llegar a acuerdos en la familia, dirigir correctamente el matrimonio y la familia… En pocas palabras evitar que nuestro matrimonio se convierta en un “Martir-monio” siendo la relación todo un martirio a sobrellevar. El pensamiento final es orientarnos hacia una solución correcta y viable en la cual haya una armonía conyugal. Sólo quiero recordarte que no tenemos la verdad absoluta, sino que muchas veces los puntos de vista de tu pareja añaden y mejora las verdades intrínsecas de lo que ocurre en nuestros matrimonios. Fíjate que la expresión hebraica de dirigir (kasher) entraña que el pensamiento tiene que ser de “manera acertada” por lo que no orientar a nuestro pensamiento si no hacia un pensamiento acertado.

INICIAR: Hacer que una cosa que antes no existía, no ocurría o no se hacía pese a existir, ocurrir o hacerse, o realizar la primera parte de esta cosa. Creo que esta definición es maravillosa. ¿Si no existía buena comunicación?, procuramos hacerla, ¿si no ocurría? hagamos que ocurra, y si no lo hacías, entonces te digo, ¡Hazlo! Se el primero en mantener una comunicación proactiva y foméntala en tu relación tanto con tu cónyuge como con tus hijos, familia o en el trabajo.

ANTICIPAR: Tener previsión o adelantarse… Debemos adelantarnos a los acontecimientos de nuestras conversaciones y comunicación, y una de las maneras es a través de orientar e iniciar la conversación hacia la necesidad. Cuando ponemos nuestro foco en ese buen pensamiento es como, tal cual expresa Santiago en su epístola, cuando ponemos freno en la boca de los caballos para dirigirlos, pues al final ponemos freno a los malos pensamientos que a su vez ponen frenos a las malas palabras y malos actos procurando dirigirnos de manera adecuada. Otra comparación usada por Santiago nos anima a tomar en cuenta las naves y como estas son dirigidas y guiadas por algo tan pequeño y sencillo como lo que es un timón llevándolas por donde el timón quiere. Así pues, así como se anticipa el giro para tomar la dirección correcta de un barco nosotros anticipemos nuestra conversación para direccionarlas de manera correcta sabiendo que al anticipar orientaremos nuestra conversación de manera correcta.

Pidamos al Señor sabiduría a la hora de comunicarnos, seamos conscientes y sabios para realizar una buena comunicación proactiva. No podemos, por causa de nuestros pensamientos, realizar una comunicación destructiva como Santiago expone, si no que desde nuestro pensamiento, nuestro buen hacer abundando en Cristo, exponer una comunicación correcta, dirigida y bien planteada… una comunicación proactiva. ¡Inténtalo!

El matrimonio y la familia es la base de la sociedad, cuídalos.